Aconsejo hacer este curso por muchísimas razones, pero sobre todo por lo enriquecedor que es, por la magia que se crea con todos los compañeros y compañeras, porque esta lleno de amor, de sabiduría, de alegría, porque es una recarga de pilas increíble. Cada vez que acabo un taller, vuelvo cargadita de energía, de ganas de hacer cosas, de cambiar…. Querría describirlo mejor, pero me cuesta porque realmente hablar de sentimientos y transmitirlos sin que se pierda esencia no es tarea fácil. He notado un cambio consciente en mi persona, a la hora de la alimentación, a la hora de hablar o callar, he aprendido a escuchar. Sé que así puede sonar, ” Hacerlo, que ya veréis que maravilla” pero es así, es una maravilla. Todo lo bueno que ha generado en mí este curso es una maravilla. Las grandes pasiones y los grandes sentimientos no tienen palabras para ser descritos, hay que sentirlos, es por eso que os animo a hacer este curso, para que lo sintáis, para que descubráis vosotros mismos quién hay dentro de vosotros, quien os acompaña. Es un curso que yo recomiendo para sentirlo, para disfrutarlo y estoy segura que pocas personas, por no decir ninguna, van a quedar indiferentes, no van a acabar el curso sin que les haya removido algo por dentro. Disfrutar del tiempo con Pepa, no solo es eso, “disfrutar del tiempo”, es eso y mucho más, muchas otras cosas. Es aprender a vivir mejor, a vivir más feliz, a vivir más sana. Es un placer. Es un regalo, un regalo de vida. GRACIASSSSS Pepa.